SE ACABÓ EL TRÁFICO EN EL PUENTE BV AUGUSTUSBRÜCKE

26-01-2018
SE ACABÓ EL TRÁFICO EN EL PUENTE BV AUGUSTUSBRÜCKE

Al menos hasta 2019, ningún automóvil podrá atravesar el Augustusbrücke de Dresde. Construido en el lejano 1700, hoy el puente protagoniza una restauración completa que restablecerá su estructura original y reparará los daños causados por la inundación del río Elba en 2013.

Son pocos los medios de transporte que podrán atravesarlo durante las obras: autobuses, taxis, vehículos de primeros auxilios, ciclistas y peatones, todos los medios de las obras. Es una fresa MB Crusher.

Sí, porque una MB-R800 (la fresa para excavadoras de 10 a 22 toneladas) lleva un par de meses trabajando en las obras del Augustusbrücke. Montada sobre una excavadora Liebherr 918, la fresa MB Crusher se ha utilizado para eliminar parte del cemento que llenaba las arcadas del puente. 

El puente histórico y las obras de restauración

El puente histórico y las obras de restauración

Formado por nueve arcos, el Augustusbrücke tiene una longitud de 390 metros. Conecta la Ciudad Vieja de Dresde con la Ciudad Nueva y es uno de los cruces más antiguos del río Elba. Al tratarse de un puente histórico, se han asignado 23 millones de euros para su restauración. Una vez finalizadas las obras, por el puente solo podrán pasar los peatones.

La fresa MB Crusher a la obra

La fresa MB Crusher a la obra

El trabajo de fresado se gestionó en dos fases. Primero, la fresa MB trabajó en las uniones diagonales del puente para poder liberar las juntas de dilatación. Esta fue una de las fases más delicadas, ya que hubo que intervenir sin dañar la estructura. Luego, se utilizó la MB-R800 para eliminar una parte del cemento que rellenaba las arcadas del puente, excavando incluso hasta 3 metros de profundidad.

Una vez terminado el trabajo de fresado, la arcada se rellenará con cemento nuevo y la parte peatonal se revestirá con las piedras que antes formaban parte de la antigua estructura. Entonces, el puente recuperará su antiguo esplendor original.

Enfoque en MB-R

Enfoque en MB-R

Son tres los modelos de la gama MB-R de MB Crusher: la más pequeña, la MB-R700, trabaja con excavadoras de 6 a 13 toneladas; la MB-R800, protagonista de las obras de Dresde, pesa 1 tonelada y se adapta a excavadoras de 10 a 22 toneladas; finalmente, la más grande de la serie, la MB-R900, para excavadoras de 19 a 35 toneladas.

Todos los modelos cuentan con un sistema integrado de seguridad que interviene cuando los parámetros de la excavadoras no están bien regulados. Además, los dos tambores se pueden desmontar directamente en las obras, sin necesidad de llevar la fresa a un taller especializado. Por último, su carácter único les permite trabajar incluso bajo el agua.

Hasta la excavadora lo agradece cuando se utiliza una fresa MB. Sí, porque la fresa tiene un sistema hidráulico de tipo AAA+ con Power Booster integrado, que reduce la potencia hidráulica requerida por la máquina operadora. El direct drive twin motor system, en cambio, es un sistema patentado que permite distribuir diversamente la fuerza de los dos cabezales dentados. La ventaja es enorme, ya que se gestiona la potencia de los dos tambores en base a la tenacidad del material y se absorben las vibraciones transmitidas al brazo de la excavadora.

Con la misma fresa es posible trabajar diferentes tipos de materiales, tanto duros como menos resistentes: basta elegir entre el set de picas inferior o completo, según el material que se necesite fresar. 

Artículos relacionados